Freeconomia

Introducción a las Finanzas Públicas 

La palabra finanzas proviene del verbo latino "Finere", que da origen al término "Finatio", luego se le añadió el calificativo de público con la intención de distinguirla de las finanzas privadas. Es la ciencia que estudia la formación y administración del patrimonio del Estado para el cumplimiento de los fines que le son propios. Las finanzas públicas examinan cómo el Estado obtiene sus ingresos y efectúa sus gastos, estudia todo lo relacionado con la forma de satisfacer las necesidades que demanda la comunidad, el cuerpo social que integra un Estado, se inclinan a cubrir las exigencias de un colectivo, donde predomina el interés general. Las finanzas públicas regirán las necesidades que se originan de las relaciones del Estado con el cuerpo social o con el Estado mismo frente a sus propias exigencias.

Concepto de Estado:

Según Max Weber, Estado es aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio (el territorio es el elemento distintivo), reclama (con éxito) para sí el monopolio de la violencia física legítima”. El Estado o sector público comprende un conjunto de personas jurídicas; el gobierno en si, con su estructura centralizada de poder, los gobiernos locales y las empresas públicas que proveen bienes y servicios. El gobierno es la dirección política general de la sociedad y el Estado.  El Estado es una organización presidida por ciertos valores y dirigidas a unos objetivos precisos (=Fines), tales como: garantía de la libertad, seguridad y propiedad, el órden público, prestación de unos servicios públicos articulados jerárquicamente.

Funciones del Estado:

1. Función normativa: Es la actividad Estatal que se manifiesta en la creación, modificación o extinción de normas jurídicas de validez general. 

2. Función política: Función por medio de la cual el Presidente de la República ejerce sus actividades como jefe del Estado y jefe del Gobierno de la República, dirigiendo su acción de gobierno. 


El Sector público en la economia: La ciencia de las finanzas públicas alcanza su madurez como tal durante el siglo XIX, siendo Adolfo Wagner su principal representante, quien en la obra "Tratado de la Ciencia de las Finanzas" expresa la necesidad de extender la actuación del Estado para permitirle absorber parte de las rentas privadas, practicar una redistribución de rentas y extender sus servicios especialmente en ayuda de los sectores económicamente más débiles. Durante este siglo, dos preceptos financieros concentran el esfuerzo teórico y político para lograr establecerse, ellos son: El impuesto sobre la renta y la progresividad en la imposición. El análisis que hacían los economistas clásicos del proceso económico resultó insatisfactorio para explicar la gran depresión económica de los años 1929-1930, época durante la cual el supuesto del reajuste automático de la economía no operó en la forma que ellos suponían.

Las FINANZAS CLASICAS se concebían como estáticas y limitadas a los siguientes supuestos:

1.) Las finanzas públicas son una expresión parasitaria del sistema económico

2.) Los gastos públicos deben limitarse a las funciones mínimas y esenciales del Estado.

3.) Los impuestos no deberían afectar al ahorro y menos el capital.

4.) Es imperativo de un sistema financiero sano el logro de un presupuesto rigurosamente equilibrado.

Posteriormente se revisaron todos los aspectos anteriores, surge una nueva concepción y con ella el Estado emerge con otras responsabilidades, en las que debe utilizar su actividad financiera para obtener finalidades económicas y sociales, las finanzas dejan de ser neutrales y pasan adquirir una función dentro del proceso económico, esto se denomina como FINANZAS FUNCIONALES, se verá actuar al Estado no sólo en la recaudación de ingresos con los cuales cubrir los gastos públicos, sino ocupándose de una función más trascendental como la de ayudar alcanzar el equilibrio económico, acelerando o retardando los factores que determinan el nivel de la renta nacional e influyendo en la producción de ésta y en su distribución.

La complejidad del proceso económico, impide al Estado moderno permanecer ajeno al libre juego del interés privado en el plano económico y al simple resultado en la distribución de la riqueza y el ingreso que ese proceso origina en el plano social. El Estado interviene en su rol orientador del desarrollo económico, con el propósito de realizar la justicia en la distribución de los bienes. Esta misión, difundida sin excepciones en el Estado moderno, sólo puede realizarse mediante el sistema financiero o mediante la autoridad y la fuerza. La primera, conservando la libertad económica, orienta y encauza la iniciativa privada a través del mecanismo transformador del presupuesto, en base fundamentalmente del sistema tributario y del efecto de los gastos públicos. La segunda (=autoridad) suprime la iniciativa privada y reemplaza ese motor básico de la economía por la planificación estatal y la ejecución autoritaria del plan concebido. Sin embargo en la economía libre, sin recurrir a la autoridad, ni a la fuerza, el sistema financiero permite alcanzar iguales objetivos. En el campo de la producción, los incentivos tributarios, las subvenciones a la empresa privada y la inversiones estatales, o en sentido inverso, impuestos desalentadores, son suficientes para encauzar ordenadamente el sistema productor de iniciativa privada hacia un plan flexible orientado y complementado por el poder estatal, sin un régimen de fuerza o imposiciones autoritarias. En el campo de la distribución, los impuestos progresivos y los impuestos proporcionales discriminatorios, combinados con una estructura eficiente de los servicios públicos y sociales, pueden gestar una repartición justa de la riqueza y el ingreso, sin recurrir a la requisición por la fuerza y al reparto arbitrario por voluntad del poder público. Podemos afirmar que la función financiera adquiere un nuevo rol: rectificar los defectos de funcionamiento de la economía libre para conservar su estructura. El presupuesto es el instrumento de esta función, es el medio para realizar tal propósito.

CLASIFICACIÓN DE LOS INGRESOS FISCALES. (Finanzas Públicas, Araneda Hugo) Todo gasto supone la existencia de recursos que permitan realizarlo, es decir los fondos destinados a su financiamiento. Aún en el caso de déficit presupuestario, cuando los gastos superan los ingresos, el Estado debe cubrir esa diferencia a través de la contratación de créditos. Éstos créditos, se constituyen en una fuente de recursos que permite efectuar los gastos, postergando su obligación de pago para una fecha futura.

Las fuentes de los ingresos públicos pueden clasificarse en: Extracontractuales y contractuales, según provengan unilateralmente de la ley o de un acuerdo entre las partes. Las primeras se basan en el hecho imponible al que la ley atribuye determinadas consecuencias que generalmente se traduce en ingresos para el Estado. Las segundas se fundamentan en un acuerdo entre el Estado y otras personas naturales o jurídicas, que mediante su libre consentimiento dan orígen a los ingresos estatales. Por ejemplo, los ingresos a través del impuesto son de naturaleza extracontractual. Esos ingresos pueden surgir de la percepción de rentas, de la posesión de un bien inmueble, un acto de compraventa, etc. Todos estos hechos le generan aportes a las arcas oficiales, sin que el Estado ofrezca una contraprestación, ni el afectado de su consentimiento. Las contractuales, por ejemplo, los préstamos, es necesario que la libre voluntad de quien otorgue el crédito concuerde con la voluntad del Estado y que una contraprestación determinada, en este caso el interés y la amortización del capital, sea ofrecida a cambio del préstamo concedido.

Otra clasificación: 

Ingresos Corrientes: Esta fuente de financiamiento por ingresos se considera corriente o común porque se obtienen periódicamente y constituyen la fuente ordinaria del Estado. Son de carácter permanente y provienen del cumplimiento de las obligaciones tributarias, del pago de los servicios públicos y de los contratos celebrados con los particulares. Se subdividen en: tributarios y no tributarios. Los tributarios provienen de los impuestos y corresponden al recaudo de dichos montos por impuestos o gravámenes que el Estado impone a sus administrados sin contraprestación alguna. Los no tributarios, están constituidos por el conjunto de recursos que el Estado capta por la prestación de un servicio o por el incumplimiento de obligaciones con el Estado. Provienen de las tasas, tarifas o derechos, multas y sanciones, contribuciones, transferencias y aportes, es decir, según su origen. Ejemplo de no tributarios: Tasas: Son los ingresos que recibe el Estado por la prestación efectiva o potencial de un servicio público. Se caracteriza por la individualidad en el pago y la contraprestación directa, donde quien hace uso del servicio debe pagarlo. La obligación a cargo del contribuyente guarda relación con los servicios que recibe y solamente nace cuando voluntariamente decide aprovecharse de ellos. Contribuciones: Son ingresos que recibe el Estado como forma de recuperar el costo de las inversiones que redundan en beneficio particular. se caracteriza porque la contraprestación es directa y se refleja en los bienes del sujeto. A diferencia de las tasas, son de carácter general frente a un beneficio de un colectivo, son ocasionales. Sólo se produce cuando se ha ejecutado una obra que beneficia a particulares. Multas y Sanciones: Se deben entender como los ingresos ocasionales percibidos por el Estado como consecuencia de la transgresión de sus normas y obligaciones. Dentro del marco de la hacienda pública, los impuestos son los más significativos, según su ámbito de aplicación pueden ser directos e indirectos. Los primeros se deben entender como aquellos que toman en consideración la capacidad de pago y bienes del contribuyente, son de carácter permanente siempre que se de el hecho generador de la obligación. Son universales porque se producen para todos los habitantes del territorio nacional o para quienes establezcan relación con él. No son trasladable en principio. Por ejemplo: Impuesto sobre la renta, Impuesto sobre el patrimonio. Los impuestos indirectos, gravan o recaen sobre una cosa, bien u objeto. Están dirigidos a gravar el consumo en general y la imposición es trasladable al precio, lo soporta el consumidor final. Por ejemplo: IVA, impuestos sobre importaciones( aranceles), impuestos sobre prestaciones Ingresos de Capital: Recursos financieros que se obtienen de modo eventual y que alteran la situación patrimonial del Estado. Contemplan los recursos provenientes de  la venta de activos (inmuebles, terrenos, maquinarias, entre otros), las amortizaciones por los préstamos concedidos (reembolsos), la venta de acciones del Estado en empresas, y otros ingresos de capital. Ingresos parafiscales: Es una figura híbrida, vale decir, una mezcla entre la tasa y el impuesto. Son exigencias tributarias efectuadas sobre sus miembros, por ciertas organizaciones públicas dotadas de autonomía, para asegurar el financiamiento de sus servicios. Sus características son: a) coactividad, b) carácter extrapresupuestario, c) afectación - actividad para un fin concreto-, d) vinculación a organismos con autonomía financiera, e) gestión al márgen de los servicios presupuestarios del Estado. Las cotizaciones pagadas por patronos y obreros al Seguro Social y al INCE, son ejemplos de ingresos parafiscales.

PRESUPUESTO

CONCEPTO:
Por sus raíces latinas Pre: antes y supuesto: Hecho, presupuesto significa “antes de lo hecho"

Un presupuesto es un plan integrador y coordinador que se expresa en términos financieros respecto a las operaciones y recursos para un período determinado, con el fin de alcanzar ciertos objetivos.

Gran parte de las decisiones de los gobiernos se expresan a través de sus presupuestos fiscales, se concibe al presupuesto no sólo como la expresión financiera del plan de acción del gobierno, sino que abarca una concepción mucho más amplia, integrándose a la planificación del desarrollo económico y social como uno de sus principales instrumentos.


PRINCIPIOS PRESUPUESTALES: 

PRINCIPIOS DEL PRESUPUESTO PÚBLICO

1. Programación: Se desprende de la propia naturaleza del presupuesto y sostiene que éste -el presupuesto- debe tener el contenido y la forma de la programación.

a. Contenido: establece que deben estar todos los elementos que permitan la definición y la adopción de los objetivos prioritarios. El grado de aplicación no está dado por ninguno de los extremos, pues no existe un presupuesto que carezca completamente de una base programática, así como tampoco existe uno en el que se hubiese conseguido la total aplicación de la técnica.

b. Forma: en cuanto a la forma, con él deben explicitarse todo los elementos de la programación, es decir, se deben señalar los objetivos adoptados, las acciones necesarias a efectuarse para lograr esos objetivos; los recursos humanos, materiales y servicios de terceros que demanden esas acciones así como los recursos monetarios necesarios que demanden esos recursos.

Respecto de la forma mediante este principio se sostiene que deben contemplarse todos los elementos que integran el concepto de programación. Es decir, que deben expresarse claramente los objetivos concretos adoptados, el conjunto de acciones necesarias para alcanzar dichos objetivos, los recursos humanos, materiales y otros servicios que demanden dichas acciones y para cuya movilización se requieren determinados recursos monetarios, aspecto este último que determina los créditos presupuestarios necesarios.

2. Integralidad: en la actualidad, la característica esencial del método de presupuesto por programas, está dado por la integralidad en su concepción y en su aplicación en los hechos. El presupuesto no sería realmente programático si no cumple con las condiciones que imponen los cuatro enfoques de la integralidad. Es decir, que el presupuesto debe ser:

a. Un instrumento del sistema de planificación;

b. El reflejo de una política presupuestaria única;

c. Un proceso debidamente vertebrado.

d. Un instrumento en el que debe aparecer todos los elementos de la programación.

3. Universalidad: dentro de este postulado se sustenta la necesidad de que aquello que constituye materia del presupuesto debe ser incorporado en él. Naturalmente que la amplitud de este principio depende del concepto que se tenga de presupuesto. Si este sólo fuera la expresión financiera del programa de gobierno, no cabría la inclusión de los elementos en términos físicos, con lo cual la programación quedaría truncada.

En la concepción tradicional se consideraba que este principio podía exponerse cabalmente bajo la "prohibición" de la existencia de fondos extrapresupuestarios.

4. Exclusividad: en cierto modo este principio complementa y precisa el postulado de la universalidad, exigiendo que no se incluyan en la ley anual de presupuesto asuntos que no sean inherentes a esta materia. Ambos principios tratan de precisar los límites y preservar la claridad del presupuesto, así como de otros instrumentos jurídicos respetando el ámbito de otras ciencias o técnicas. No obstante, de que en la mayoría de los países existe legislación expresa sobre el principio de exclusividad, en los hechos no siempre se cumplen dichas disposiciones legales.

En algunos países de América Latina, particularmente en épocas pasadas, se estableció la costumbre de incluir en la ley de presupuestos disposiciones sobre administración en general, y de personal en particular, tributación, política salarial, etc., llegando, excepcionalmente, desde luego, a dictar normas que ampliaban o reformaban el Código Civil y el Código de Comercio. Sobre todo, en este último aspecto, tal inclusión no era fruto de un error, sino que se procuraba evitar la rigurosidad del trámite parlamentario a que están sujetas tales cuestiones.

5. Unidad: este principio se refiere a la obligatoriedad de que los presupuesto de todas las instituciones del sector público sean elaborados, aprobados, ejecutados y evaluados con plena sujeción a la política presupuestaria única definida y adoptada por la autoridad competente, de acuerdo con la ley, basándose en un solo método y expresándose uniformemente.

En otras palabras, es indispensable que el presupuesto de cada entidad se ajuste al principio de unidad, en su contenido, en sus métodos y en su expresión. Es menester que sus políticas de financiamiento, funcionamiento y capitalización sean totalmente complementarios entre sí.

6. Acuciosidad: para el cumplimiento de esta norma es imprescindible la presencia de las siguientes condiciones básicas en las diversas etapas del proceso presupuestario:

A Profundidad, sistema y organicidad en la labor técnica, en la toma de decisiones, en la realización de acciones y en la formación y presentación del juicio sobre unas y otras.

b Sinceridad, honestidad y precisión en la adopción de los objetivos y fijación de los correspondientes medios; en el proceso de su concreción o utilización; y en la evaluación de nivel del cumplimiento de los fines, del grado de racionalidad en la aplicación de los medios y de las causas de posibles desviaciones.

En otras palabras, este principio implica que se debe tender a la fijación de objetivos posibles de alcanzar, altamente complementarios entre sí y que tengan la más alta prioridad.

7. Claridad: este principio tiene importancia para la eficiencia del presupuesto como instrumento de gobierno, administración y ejecución de los planes de desarrollo socio-económicos. Es esencialmente de carácter formal; si los documentos presupuestarios se expresan de manera ordenada y clara, todas las etapas del proceso pueden ser llevadas a cabo con mayor eficacia.

8. Especificación: este principio se refiere, básicamente, al aspecto financiero del presupuesto y significa que, en materia de ingresos debe señalarse con precisión las fuentes que los originan, y en el caso de las erogaciones, las características de los bienes y servicios que deben adquirirse.

En materia de gastos para la aplicación de esta norma, es necesario alejarse de dos posiciones extremas que pueden presentarse; una sería asignar una cantidad global que serviría para adquirir todos los insumos necesarios para alcanzar cada objetivo concreto y otra, que consistiría en el detalle minucioso de cada uno de tales bienes y servicios.

La especificación significa no sólo la distinción del objetivo del gasto o la fuente del ingreso, sino además la ubicación de aquellos y a veces de éstos, dentro de las instituciones, a nivel global de las distintas categorías presupuestarias, y, en no contados casos, según una distribución espacial. También es indispensable una correcta distinción entre tales niveles o categorías de programación del gasto.

9. Periodicidad: este principio tiene su fundamento, por un lado, en la característica dinámica de la acción estatal y de la realidad global del país, y, por otra parte, en la misma naturaleza del presupuesto.

A través de este principio se procura la armonización de dos posiciones extremas, adoptando un período presupuestario que no sea tan amplio que imposibilite la previsión con cierto grado de minuciosidad, ni tan breve que impida la realización de las correspondientes tareas.

La solución adoptada, en la mayoría de los países es la de considerar al período presupuestario de duración anual.

10. Continuidad: se podría pensar que al sostener la vigencia del principio de periocidad se estuviera preconizando verdaderos cortes en el tiempo, de tal suerte que cada presupuesto no tiene relación con los que le antecedieron, ni con los venideros. De ahí que es necesario conjugar la anualidad con la continuidad, por supuesto que con plenos caracteres dinámicos.

Esta norma postula que todas la etapas década ejercicio presupuestario deben apoyarse en los resultados de ejercicios anteriores y tomar, en cuenta las expectativas de ejercicios futuros.

11. Flexibilidad: a través de este principio se sustenta que el presupuesto no adolezca de rigideces que le impidan constituirse en un eficaz instrumento de: Administración, Gobierno y Planificación.

Para lograr la flexibilidad en la ejecución del presupuesto, es necesario remover los factores que obstaculizan una fluida realización de esta etapa presupuestaria, dotando a los niveles administrativos, del poder suficiente para modificar los medios en provecho de los fines prioritarios del Estado. Según este principio es necesario sino eliminar, por lo menos restringir al máximo los llamados "Recursos Afectados" es decir, las asignaciones con destino específico prefijado.

En resumen, la flexibilidad tiende al cumplimiento esencial del presupuesto, aunque para ello deban modificarse sus detalles.

12. Equilibrio: este principio se refiere esencialmente al aspecto financiero del presupuesto aún cuando éste depende en último término de los objetivos que se adopten; de la técnica que se utilice en la combinación de factores para la producción de los bienes y servicios de origen estatal; de las políticas de salarios y de precios y en consecuencia, también del grado de estabilidad de la economía.

 

DIOS help me.

 DINÁMICA DE LA DEUDA PUBLICA

  (Autor:Telmo Vargas)

La deuda (tanto interna como externa) del sector público de un país podría crecer detal manera que se torne insoportable. En general, se dice que la deuda es explosiva cuando la relación “Deuda/PIB” crece sostenidamente en el tiempo. Cuando éste sea el caso, entonces la carga de intereses desplazará cada vez más a otros renglones de gasto del gobierno, hasta que consumiría la totalidad y en ese momento (o, quizá mucho antes) la deuda será insoportable. Cuando la deuda comienza a superar un nivel que para unos es 60% (y para otros 45%) del PIB, los acreedores comienzan a elevar la prima de riesgo del país y la explosividad se acelera. Veremos de seguido las condiciones que hacen que la deuda pública sea insoportable y las acciones de política disponibles para evitar esa situación.

Explosividad de la deuda pública. 

La deuda pública al final del período  t (= Dt)  puede ser expresada como la suma del saldo de la deuda pública al final del período t-1 (= Dt-1 ) más el déficit total del sector público durante el período t (= dt )

  Dt  Dt-1 + dt                 (1)

Por su parte el déficit total durante el período t puede ser expresado como la suma del déficit primario (ejemplo, déficit antes de intereses) más la carga de intereses sobre la deuda, así:

                                                          dt = pt  +  it

La carga de intereses sobre la deuda, la podemos definir como:

                     it = [(1+r) (1+ π ) - 1 ] Dt-1


Sustituyendo en la fórmula anterior

 

                    dt = pt  +  [(1+r) (1+ π ) - 1 ] Dt-1          ( 2)

Donde:

                 

               pt = déficit primario

                r  = tasa de interés real que opera sobre la deuda pública

                π  = tasa de inflación

 [(1+r) (1+ π ) - 1 ] Dt-1  = pagos de intereses nominales (contempla inflación)

Sustituyendo la ecuación (2) en la ecuación (1) tenemos:

 

     Dt  Dt-1 + pt  +  [(1+r) (1+ π ) - 1 ] Dt-1

Reordenando:

 

  Dt  Dt-1  [(1+r) (1+ π ) - 1 ] Dt-1 + pt

 

Sacando factor común, Dt-1

 

  Dt  Dt-1 { 1+  [ (1+r) (1+ π ) - 1 ]  } + pt

 

Resolviendo términos entre paréntesis:

 

   Dt  Dt-1  (1+r) (1+ π ) + pt                         (3)

 

Expresando la ecuación (3) como una proporción del Producto Interno Bruto nominal en el período t (= Yt )

                        (4)                               


Reconociendo que el PIB de un año es igual al del año anterior multiplicado por la tasa de crecimiento nominal de la economía (= g )  tenemos que:

 

                

Si sustituimos el valor anterior en el lado derecho la ecuación  (4) se obtiene que:

 

Simplificando y haciendo los acomodos respectivos, nos queda:

                                                 (5) 

Si usamos nuevas variables que representen la proporción de la deuda y del déficit primario como proporción del PIB nominal del respectivo año tenemos lo siguiente:

  

Proporción de la deuda con respecto al PIB en el año t

 

Proporción de la deuda con respecto al PIB en el año t-1

 

Proporción del déficit primario con respecto al PIB en el año t

Rexpresando la ecuación (5), tenemos:

 

Ahora  procedemos a restar  Mt-1  a ambos  lados de  la ecuación con  lo cual obtenemos:

                                      

Lo que puede ser  expresado así 

 

Resolviendo términos dentro de los paréntesis:

                                                 (8) 

El  término del lado izquierdo, ∆Mt , representa la tasa de crecimiento de la deuda pública respecto al PIB , como se observa, ella depende del déficit primario (i.e., déficit antes de intereses) del sector público como proporción del PIB ( = Rt ) , de la relación Deuda/PIB del año anterior (= M t-1 )  de  la  tasa de crecimiento de  la economía (= g )  de la tasa de interés real ( = r ) que opere sobre la deuda pública.
En  el  caso  particular  de  que  el  déficit  primario  del  Sector  Público  fuera  cero ( Rt = 0 ) La ecuación (8) nos dice:

                                       

  a. La relación Deuda/PIB no crecerá, si  r = g

        b. La relación Deuda/PIB bajará si,   g > r

                                  c. La relación Deuda/PIB crecerá si, g < r

La ecuación (8) también nos dice que cuando, en términos reales,  la economía crece a una tasa  inferior a la de los intereses sobre la deuda pública (i.e.,  g < r), la única manera de evitar que la relación Deuda/PIB crezca (i.e., que ΔDt > 0 ) es produciendo un superavit primario (i.e., Pt < 0 ) Ejemplo: si g = 0.02, r = 0.06, Dt-1 = 0.50, entonces para que ΔDt = 0 es necesario operar con un superavit primario igual al 1.96% del PIBCeteris paribus, conforme mayor sea la relación inicial Deuda/PIB mayor será el ajuste a realizar

En países donde la relación Deuda/PIB es muy elevada, es de esperar que la tasa de interés a la cual pueda colocar más deuda sea también elevada y por ello hay más necesidad de lograr un superavit primario elevado4. Y aquí suele observarse (al menos en el caso de los países latinoamericanos) que los ajustes fiscales actúan de manera procíclica, pues recortan actividad económica cuando el ciclo lo que requiere es lo contrario. Cuando este sea el caso, más necesario es asegurar que Dt  se mantenga en niveles bajos.   Obviamente que  toda acción que permita bajar  la  tasa de  interés de  la deuda o su monto  ("perdón")  son  bienvenidas.  Cuando  existieren  concentraciones  en  vencimientos (“vendimias”) acciones dirigidas a restructurarlos también son importantes desde el punto de vista del flujo de caja del gobierno.                                                                                                         

Endeudamiento máximo soportable.

El déficit primario expresado en  términos absolutos  --  ya no como proporción del PIB, como  se  hizo  arriba--   tiene  también  otra interpretación  interesante:  él  puede ser considerado como la “perpetuidad” que un gobierno puede pagar y, para una tasa de interés  r  dada, también expresa el monto de la deuda máximo que puede asumir.  Es bien sabido en finanzas que si,  por ejemplo, la tasa de interés real de mercado es 6% y  yo dispongo de un  flujo  anual  de  $15.000,  entonces  con  eso podría  asumir un  préstamo  de  $250.000, pagando  ad  perpetuum  $15.000  de intereses  anuales5 .  A esto  podría  llamársele “endeudamiento máximo soportable”. 

 Penalización por riesgo

Por  facilidad didáctica hemos supuesto arriba que  las diferentes variables  tienen valores fijos en el tiempo, cuando lo usual es que ellas varíen en el tiempo. Así, el crecimiento de la economía (g) está influido por shocks externos e internos. Los ingresos fiscales pueden depender de variables que  están muy vinculadas al PIB o  al comercio exterior. Pasivos contingentes (como desastres naturales, demandas o salvamentos debidos a crisis bancarias)pueden elevar los gastos. La tasa de interés r sobre la deuda pública no sólo puede variar en función del riesgo país, sino que por contagio6 y  hasta por cambio en el apetito por riesgo de los inversionistas internacionales. En estos casos se hace necesario incorporar factores de penalización por volatilidad de los diferentes valores. Lo usual es penalizar en función del coeficiente variación de la respectiva variable (σx/ E(x)) o establecer para esas variables bandas de seguridad del tipo [ E(x)-kσx ] donde  k  es un coeficiente de aversión al riesgo. Así,  la  relación   Dt    aceptable  por  el mercado  variará  en  función  inversa  de  la volatilidad que muestren los demás elementos de la ecuación (8).

Calidad de los ajustes.

La  calidad  de  los  ajustes  económicos  cuenta.   Como  el  balance  (superávit  o déficit) primario es la diferencia entre  gastos antes de intereses e ingresos (mayoritariamente, en el caso  del  gobierno  central,   impuestos)  del  sector  público,  entonces  es  posible  –y, desafortunadamente,  usual—  que  un  gobierno  quiera  producir  un  superávit  reduciendo inversión o elevando  impuestos a  toda costa. La reducción de  la  inversión pública puede atentar contra el crecimiento real de la economía, g, con lo cual la ventaja que se obtiene por el lado del segundo término del lado derecho de la ecuación (8) se pierde por el primer término de ese mismo  lado. También  impuestos muy elevados, o distorsionantes, atentan contra g.   En general  las  reducciones de gasto mejores  son  las que  actúan  sobre gastos corrientes,7 en particular sobre gasto superfluo o corrupto, que  las que  lo hacen sobre  la inversión. Pero  ¿es  el pago de  sueldos  a maestros gasto  corriente o  inversión? Muchos sostienen que es inversión. Los ajustes que hace el gobierno central usualmente reducen la demanda agregada en general (pues recortan gasto y/o elevan impuestos), mientras que los que hace el Banco Central  pueden  afectar  el  precio  de  la  divisa.   Se  dice  que  los  primeros  son  del  tipo expenditure-reducing, mientras que los segundos son del tipo expenditure-switching. Desde el punto de vista de g,  los primeros  tienden a afectar más que  los  segundos, pues éstos concentran su efecto reductor en las importaciones mientras que los primeros actúan tanto sobre las importaciones como sobre la producción local. (Sin embargo, esta consideración no debe llevar a pensar que siempre la sobredevaluación de la moneda local constituye la mejor  forma  de  ajuste,  pues  ella  apareja proteccionismo  que  termina  afectando  el crecimiento de la producción nacional .

5 Para efectos teóricos, es igual suponer que el principal de la deuda se paga en el infinito (es decir, que no se paga) a suponer que se paga en algún momento finito, por ej., en 5 años, y se vuelve a incurrir. Si mis $15.000 del año 1 crecieran a una tasa anual _ (por ej., _=" 5%)" entonces D = 15.000/(r- _) = 15.000/0.01 = 1.500.000 . La _ de este ejemplo juega el mismo papel que la g de las fórmulas anteriores. 6 El contagio ocurre cuando un país similar entra en crisis financiera o bancaria y eso lleva a los inversionistas internacionales a pensar que todos los de ese grupo podrían ser similares y eso propicia lo que se conoce como flight to quality—es decir, una huída de las inversiones a países más seguros (por ej., los miembros de la OECD)— que sólo se compensa con tasas de interés superiores. 7En el corto plazo todos los ajustes fiscales son contractivos, es decir, afectan negativamente el crecimiento de la economía, pues reducen demanda agregada al restringir gasto y/o recoger más impuestos de la sociedad. Sin embargo, el efecto de ellos sobre la tasa de interés, el precio de la divisa y las expectativas es beneficioso en el mediano plazo. 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

4 La relación balance primario/ingresos fiscales es importante, pues ella da una idea del tamaño relativo del ajuste a realizar y, por tanto, de su viabilidad política.

Para efectos teóricos, es igual suponer que el principal de la deuda se paga en el infinito (es decir, que no se paga) a suponer que se paga en algún momento finito, por ej., en 5 años, y se vuelve a incurrir.  Si mis $15.000 del  año 1 crecieran a una tasa  anual  _ (por ej., _=" 5%)" entonces  D = 15.000/(r- _) = 15.000/0.01 = 1.500.000 .  La  _ de este ejemplo juega el mismo papel que la  g  de las fórmulas anteriores.6 El contagio ocurre cuando un país similar entra en crisis financiera o bancaria y eso lleva a los inversionistas internacionales a pensar que todos los de ese grupo podrían ser similares y eso propicia lo que se conoce como  flight to quality—es decir, una huída de las inversiones a países más seguros (por ej., los miembros de la OECD)— que sólo se compensa con tasas de interés superiores.7En el corto plazo todos los ajustes fiscales son contractivos, es decir, afectan negativamente el crecimiento de la economía, pues reducen demanda agregada al restringir gasto y/o recoger más impuestos de la sociedad. Sin embargo, el efecto de ellos sobre la tasa de interés, el precio de la divisa y las expectativas es beneficioso en el mediano plazo.

  REFERENCIAS

Michael Gavin, Ricardo Hausman, Roberto Perotti, Ernesto Talvi, Managing Fiscal Policyin Latin America and the Caribbean: Volatility, Procyclicality, and LimitedCreditworthiness, Interamerican Development Bank, Washington, D.C., 1996.

 

Ke-young Chu y Richard Hemming, Public Expenditure Handbook, Fiscal Affairs Dept.,
International Monetary Fund, Washington, D.C., 1991.

 

Enrique  G.  Mendoza,  P.  Marcelo  Oviedo,  Public  Debt,  Fiscal  Solvency  and Macroeconomic Uncertainty in Latin America: The cases of Brazil, Colombia, Costa Rica and Mexico, National Bureau of Economic Research, Cambridge, MA, 2004.